Día Mundial del cáncer: los hijos de los enfermos libran una doble batalla, vivir y sobrevivir

| 04/02/2016 | 0 Comments

cancer

Con motivo del Día internacional del CáncerBeatriz Figueroa, paciente de cáncer y activista en lucha por el reconocimiento de los derechos sociales y la concesión de ayuda económica a quienes padecen esta enfermedad incapacitante, nos manda una nota de prensa con testimonios de otros pacientes que narran el dramatismo de una situacion en la que pierdes la salud y la posibilidad de generar ingresos económicos.

Figueroa quiere acercar a todos los ciudadanos la realidad del cáncer desde su propia experiencia como enferma. El cáncer,nos comenta,  sigue siendo una enfermedad que genera muchos miedos e incertidumbres entre las personas que rodean al enfermo. Hablar de cáncer no es nada fácil, y mucho menos cuando tienes que darle a conocer esta palabra a unos niños.Los aspectos psicológicos que afectan a los enfermos de cáncer y sus familias tienen que ser abordados por profesionales como los psicooncólogos.

Beatriz ha recibido miles de testimonios de enfermos de cáncer desde que en mayo del 2013 denunció públicamente la desprotección económica, social y laboral que sufren. Y si hay algo en las que todos coinciden, es en el doloroso recuerdo del momento en que tuvieron que comunicar a su familia y amigos que tenían cáncer. Lo que más preocupa a un enfermo y a su familia es la reacción ante el cáncer de los hijos pequeños o adolescentes.

Para mayor complejidad, en muchos casos, los hijos de los enfermos libran una doble batalla: vivir y sobrevivir

Ana Cornejo me escribió en desde Barcelona en junio del 2014 para decirme que su marido, Javier Blanco, quería dejar el tratamiento que estaba recibiendo por un segundo linfoma folicular no Hodking e intentar buscar trabajo. El motivo no eran los efectos secundarios, el cansancio crónico, las piernas doloridas e hinchadas y los problemas respiratorios que le llevaban de continuo a urgencias. Javier cobraba tan sólo 426,00€ y se sentía culpable de que su hija Sara siempre se encontrase con la nevera de su casa vacía. El próximo 24 de febrero un juez tendrá que decidir si puede trabajar o no. Hace un año el INSS le reconoció la incapacidad permanente total, no absoluta, porque considera que puede trabajar en otra cosa que no sea su trabajo habitual como oficial de la construcción. Javier continúa con su tratamiento para evitar una recidiva y es un amasijo de huesos; apenas pesa 57 kilos.”

Beatriz Rouco vive a 30 Km, en Bayona, y tiene 48 años“, continua relatando Beatriz Figueroa. “La conocí exactamente hace un año cuando acudió a la concentración que por segunda vez yo había convocado ante el INSS de Vigo. Fue este organismo el que le había denegado la incapacidad permanente aunque Beatriz estaba recibiendo tratamiento por la leucemia aguda promiolocitica que le habían diagnosticado en enero del 2013, cuando su hijo Rodrigo tenía 10 años. La empresa en la que había trabajado 26 años como auxiliar administrativo le “invitó” a irse y no le pagaron ninguna indemnización. No denunció a la empresa porque tenía otra batalla que librar: seguir con vida”.

Susana, desde Avilés, ha envíado una carta relatando cómo le dijo a su hijo Borja, de seis años en 2011, que ella tenía un cáncer de mama. Un año más tarde, el marido de Susana y padre de Borja fue diagnosticado también de cáncer”.
Susana fue este miércoles a Galicia desde Bayona con hijo Rodrigo, para dar su testimonio en la rueda de prensa que organizó Figueroa  con motivo del Día Mundial del Cáncer .

La lucense Ana Martínez acompañó a Beatriz el pasado 14 de diciembre en la reunión que Figueroa tuvo con la Valedora do Pobo Galego. Denunciaron una vez más el 40% en el copago farmaceutico de los enfermos graves y crónicos, como los oncológicos, y con rentas bajas después de que la Defensora del Pueblo afirmase que esto “pone en riesgo su salud”. Después de 16 meses de espera, su juicio contra el INSS que le ha denegado la incapacidad aunque apenas tiene fuerzas para salir de casa, se celebrará el de abril. En enero de 2013, sufrió un cáncer de mama bilateral a los 42 años. Su marido Valentín llevaba seis meses trabajando, pero sin cobrar. Tienen dos hijos. Alba, su hija mayor con 11 años en esa fecha, escribió un relato para el colegio sobre la enfermedad de su madre.

Hablo el miércoles también Mónica Otero, de Vigo y compañera de colegio de Beatriz Figueroa, en el que estudiaban sus otras 4 hermanas. Madre y profesora, en junio del 2013 perdió a la pequeña de sus hermanas,Genma, a consecuencia de un cáncer. Genma, que coincidió con Beatriz en alguna sesión de quimioterapia, era también madre y profesora.

Tags: , , , , , , , , , ,

Category: Cáncer

Y SI QUIERES ALGO MAS SOBRE ESTE U OTROS TEMAS...ESCRIBELO AQUI DEBAJO Y TE LO BUSCAMOS

Haz tu comentario

Este es un espacio reservado para que te expreses. Mujerespacio no se responsabiliza de las opiniones personales que aqui se reflejen y que corresponden a cada usuario/a. Nuestra unica regla es el respeto. Gracias