Historia del sexo: ¿qué fueron las bacanales de la antigua Roma?

| 02/11/2012 | 2 Comments

Este artículo es cortesía de la web sexcoolture.com, que quiere compartirlo con las usuarias de Mujerespacio.

Hoy echamos la mirada atrás para remontarnos a una época donde las relaciones se vivían con una libertad pasmosa. Vamos a detenernos concretamente en uno de los momentos  históricos en que la sexualidad ha sido protagonista, la época en que el mundo conoció las bacanales. Repasamos la historia del sexo.

A pesar de lo que ha trascendido a la Historia, el origen de las bacanales es anterior al Imperio Romano. Este tipo de celebraciones realmente nacieron en la Civilización Griega y según los historiadores, fueron los romanos quienes las introdujeron posteriormente, en el año 200 A.C.

Sin embargo, según las fuentes consultadas por sexcoolture, las bacanales griegas presentaban algunas diferencias con respecto a las romanas. En la antigua Grecia, se trataba de reuniones clandestinas de marcado sentido religioso, organizadas por mujeres que eran conocidas con el nombre de Bacantes. La participación en las mismas estaba sólo reservada a mujeres y en ellas se llevaban a cabo diversos ritos religiosos en honor al dios Pan. Además, su celebración tenía lugar sólo una vez al año,  y duraba dos días, el 16 y el 17 de marzo, exactamente.

Roma recogió el testigo de las bacanales griegas, debido a la gran admiración que sentían por la Antigua Grecia y por todas sus manifestaciones culturales. Los romanos dieron a las bacanales un carácter más festivo. Los ritos continuaron dirigiéndose a un Dios, el dios Baco que en la civilización romana era el dios del Vino (en realidad, los romanos tomaron el nombre del dios griego Dionisos, al que en los últimos tiempos de la civilización griega, también era conocido con el mismo nombre de Baco).

Si bien la forma y el contenido de los ritos tenían más un profundo significado erótico que religioso. Y es que en tiempos de bacanales todo estaba permitido. Se bebía vino de forma desmedida (una bebida por la que los romanos sentían verdadera devoción), lo que provocaba que la gente se sintiese más desinhibida para llevar a cabo todo tipo de actos, en ocasiones poco o nada pudorosos.

Según aseguran historiadores especializados en civilizaciones antiguas, los hombres se disfrazaban de sátiros y le cantaban canciones con contenido obsceno al dios.

Sexo desenfrenado y hombres como protagonistas

Otra de las diferencias más significativas entre las bacanales romanas y las griegas es que en las primeras, las fiestas se reservaban exclusivamente a las clases altas y pudientes, con presencia mayoritaria del sexo masculino.

Hay que recordar que en la Antigua Roma se distinguía entre ciudadanos libres, divididos entre Patricios, los privilegiados y el resto, los no privilegiados. Éstos últimos se subdividían, a su vez, en otros dos grupos. El primero, los plebeyos, que eran los ciudadanos sin privilegios pero que poseían una cierta independencia. Y el segundo grupo, los clientes y los libertos que eran dependientes de los Patricios.

Las mujeres ricas dependían, en la mayoría de los casos, de sus maridos y no participaban en las bacanales. Por su naturaleza frívola y erótica, sólo las prostitutas estaban presentes. También ofrecían sus servicios, muchachos jóvenes, pues, la homosexualidad estaba permitida, aunque sólo si se mantenía con un esclavo o liberto.

En las bacanales romanas, además de la bebida, también se servían cantidades ingentes de comida, en un alarde de lujo y ostentosidad por parte de sus organizadores. En ellas, las prácticas y fantasías sexuales se sucedían entre los participantes, en un claro clamor al “amor libre”.

Sin embargo, comenzó a sospecharse que en ellas se organizaban conspiraciones políticas y crímenes a altos cargos del Imperio. Aunque sólo eran suposiciones de los muchos detractores con que contaban estas celebraciones, el tema levantaba ampollas en la época.

Las suspicacias entre las autoridades romanas crecieron y en el año 186 A.C. el Senado Romano las prohibió totalmente. A pesar de ello, las bacanales continuaron celebrándose en toda Italia durante mucho tiempo, hasta la caída definitiva del Imperio Romano. Así, se convirtieron en parte de la Historia de las Antiguas Civilizaciones que nos precedieron.

Las banacales romanas han sido fuente de inspiración para la pintura del siglos XVI y XVII, con manifestaciones artísticas tan importantes como las aportadas por pintores como Bellini o Tiziano.

Bacanal de los Andrios, de Tiziano

Fuentes:

Tejiendo el mundo
Cecilgoitia
Mucho sobre Roma

Tags: , , , , , , , , , , ,

Category: Amor y Sexo

Y SI QUIERES ALGO MAS SOBRE ESTE U OTROS TEMAS...ESCRIBELO AQUI DEBAJO Y TE LO BUSCAMOS

Haz tu comentario

Este es un espacio reservado para que te expreses. Mujerespacio no se responsabiliza de las opiniones personales que aqui se reflejen y que corresponden a cada usuario/a. Nuestra unica regla es el respeto. Gracias